Retiro pastoral de
Centro de Vida Cristiana

css

 

 

 

facebook imprimir Imprimir  
 


Los días 12,13 y 14 de noviembre de 2018 en Avándaro (Valle de Bravo, México), tuvo lugar este histórico retiro en el que nos dimos cita los pastores de todas nuestras iglesias en México, España y Canadá, además de algunos líderes, convocados por nuestro pastor principal y director Luis Sagarra Benito.

En un ambiente de búsqueda de Dios, gratitud y comunión dimos comienzo en la noche del lunes con la intervención de Luis Sagarra quién enfatizó que nos habíamos reunido para tener un encuentro, no solo entre nosotros, sino con Jesucristo y siempre que esto ocurre en la Biblia vemos que las personas que lo experimentan levantan un altar donde se entrega algo; esa debe ser nuestra actitud estos días.

En su intervención nos compartió cómo era su vida antes de conocer a Cristo, lo que supuso el fallecimiento de su padre en cuanto a sus planes futuros, el estado de vacío y soledad en que se encontró y como esta situación le llevó a clamar a un Dios hasta ese momento desconocido buscando su ayuda. En un momento inolvidable que marcó su vida, y la de todos nosotros, vio a Jesucristo delante de él que le dijo: “Te voy a ayudar” En ese momento desapareció todo su estado de congoja y desesperación, experimentando una paz y un gozo como nunca antes había sentido.

A partir de este encuentro se produce un cambio de corazón en él, que le lleva a ver de manera distinta lo que hasta ese momento había sido su vida.

En su deseo de conocer más de Dios comenzó una búsqueda con los medios que iba teniendo disponibles, compartiendo lo que aprendía con sus conocidos y llegando a formar varios grupos a los que ministraba. En ese periodo conoció y participó en varias iglesias y experimentó muchas decepciones en su búsqueda de ser cuidado. A través de una palabra profética que le dieron decidió dejar de trabajar como lo había estado haciendo hasta ese momento. Unos meses después y ya casado con Cora Peniche, volvió a escuchar al Señor decirle: “Ya no busques quién te cuide, busca a quién cuidar, ya no busques quién te abrace, busca a quién abrazar, ya no busques quién te ame, busca a quién amar” A esta palabra siguió el clamor de: “Señor, dame uno a quién cuidar” Estas dos cosas dieron comienzo a Centro de Vida Cristiana.

 

lid2

cora2

aq

1007

jr2

454

wilson

sergio

ma

ayv

w2

450


En este retiro tuvimos como invitado al pastor Johny Ramirez y su familia quien tuvo dos intervenciones muy inspiradoras. En la primera nos habló de la importancia de tomar decisiones correctas, no por lo que vemos con nuestros ojos humanos como hizo Lot cuando escogió la tierra aparentemente mejor, sino con los de Dios ya que lo anterior tiene malas consecuencias. En la segunda nos contó su testimonio desde niño, los problemas que enfrentó, cómo Dios le enseñó a tocar la guitarra milagrosamente y de cómo había llegado a querer compartir la gloria de Dios con la suya propia cuando cantaba y tocaba, hasta que Dios le mostró que eso era robarle y se arrepintió convirtiéndose desde ese momento en un verdadero adorador como lo refleja en todas sus intervenciones.

En este retiro hubo oportunidad de escuchar el sentir de algunos pastores y sus esposas sobre lo que ha significado para ellos ser parte de esta iglesia. También pudimos disfrutar de buenos tiempos de relación en los que nos pusimos al día de muchas cosas de nuestras vidas y oramos unos por otros.

El pastor Aquiles Maza nos habló de su llamado y nos animó a entregarle todo a Dios, limpiarnos de todo pecado y andar en santidad y transparencia si queremos ser instrumentos que él use. También como pastores a cuidar la iglesia del Señor como Él lo haría.

Para finalizar el pastor Luis Sagarra nos desafió a vernos como servidores que Dios ha puesto para cuidar de Su Iglesia, quienes han recibido una autoridad delegada la cual deben representar no sustituir. A ser íntegros en todo lo que se hace. A mantener relaciones de pacto que dicen y escuchan la verdad. A respetar la libertad de cada uno en lo que tiene autoridad y viceversa.

Terminamos orando y comprometiéndonos delante de Dios de levantar un altar en el que le entregamos lo que está estorbando para ser la persona que Él quiere que seamos. Una oración a la que necesitamos dar seguimiento con la persona que nos cuida.

Nos despedimos con mucha gratitud a Dios y Luis por este tiempo de encuentro y el deseo de volver a reunirnos pronto. ¡Gracias Dios por estos 35 años! ¡Gracias por nuestra iglesia! ¡A ti sea la gloria por siempre!

 

jr

62

468

luis

465

836

952

478

lyc

939

css2

951

949

808

826

792

774

917

919

926

913

911

906

901

894

884

800

795

771

533

529

518

512

78

444

511

77

68

63

55

50

49

47

42

39

26

34

7

4

    17 Noviembre 2018

Todos los derechos reservados