Retiro de Mujeres
CVC Xola

css

facebook imprimir Imprimir  
 

 

 


Este viernes 25 de octubre muy temprano y con gran entusiasmo, nos reunimos 192 mujeres en el local de Xola, para partir a nuestro destino en las playas de Acapulco y celebrar nuestro retiro anual de mujeres 2019.

Con gran emoción y con muchas expectativas, partimos “En busca de mis perlas valiosas”, lema del retiro organizado por CVC Xola; lo hicimos acompañadas de algunas amadas hermanas provenientes de las iglesias de CVC: Ajusco, Atlacomulco, Cancún, Ecatepec, Iztacalco, Málaga, Neza, Pachuca, Tultitlán, Tlaxcala.

En el “Grand Hotel” Edo. Guerrero comimos y nos refrescamos un poco, antes de dar inicio a nuestra primera reunión, la cual comenzamos con una dinámica de integración. Posteriormente, recibimos la primera ministración a través de Claudia Herrero, supervisora de la Zona Norte, acorde con nuestro lema “En busca de mis perlas valiosas” tema basado en Mateo 13: 45-46 Claudia nos habló sobre lo que necesitamos valorar y qué hemos recibido de parte de Dios.

 

citlalli

claudia

ivonne

saavedra

7

6

8

Perla


Valorar es reconocer, estimar, apreciar cualidades de una persona o de un objeto. Cuando nosotros valoramos a alguien, lo demostramos dedicándole tiempo, esforzándonos en aquello que nos pide y mostrando continuamente nuestra gratitud ¿Estamos valorando a Dios y lo que nos ha dado hasta el punto de estar dispuestas a dejarlo todo por Él? A través de esta plática fuimos animadas a reconocer y a valorar las perlas preciosas que Dios nos ha dado y qué son:

  1. Jesucristo; quien nos da libertad, amor, perdón y salvación
  2. Ser hijas de Dios
  3. Anhelar su presencia cada día
  4. Su Palabra
  5. Su Espíritu Santo
  6. El propósito y llamado que nos ha dado

El Espíritu del Señor conmovió a varias de nosotras y nos llevó a mirar la abundancia de Su amor. El sábado por la mañana, a través de nuestra coordinadora del sector de mujeres, Citlali Maza, fuimos ministradas sobre el tema: ¿Qué valoras de ti misma? Citlalli inició reconociendo la profunda necesidad que hay en cada mujer de sentirse valiosa e importante así como útil; tanto para Dios, para otros y para sí misma, el no alcanzarlo, trae frustración y decepción. Por ello es importante hacer lo siguiente para poder valorarnos correctamente:

  1. Darnos cuenta de los conceptos equivocados de nuestra valía
  2. Aceptar la valía que Dios nos da
  3. El cambio viene de adentro hacia fuera renunciando o a quien has sido hasta ahora y recibiendo la obra de Dios en tu vida
  4. Poner la mirada en las cosas que son eternas y creerle a Dios siendo responsable con tu cuerpo, alma y espiritu.

Durante esta predicación, hubo un momento en que el gozo de escuchar tantas palabras amables, cariñosas y de tanta valía para nuestras vidas, terminó por desbordar nuestros corazones y al mismo tiempo empezamos a aplaudir y a exclamar con júbilo, agradeciendo al Señor por Su amor. El sabernos tan bendecidas por Dios y poseedoras de tantas perlas valiosas, nos permitió ver las riquezas que tenemos en Cristo. ¡Somos la niña de los ojos de nuestro amado Dios!

En este mismo espíritu, Dios trajo una palabra profética a través de Citlalli, mostrándole que había mujeres profundamente heridas, otras con ataduras puestas por el diablo y otras con creencias equivocadas; la palabra de libertad que Dios dio fue: ¡Levántate y sé sana!

El Espíritu de Dios se movió trayendo libertad, consuelo y sanidad a todas las mujeres que estaban en esta condición y que recibieron Su palabra y la creyeron. En medio de sollozos y de corazones quebrantados, Dios hizo su obra. En medio de este ambiente tuvimos la oportunidad de realizar un rally, a través del cual, conquistamos varias joyas preciosas, creciendo en la búsqueda de nuestras perlas valiosas.

 

32

9,

10

14

17

perla2

36

12

20

31


El sábado por la tarde, pudimos escuchar la palabra del Señor a través de nuestra hermana Ivonne Colín, quién junto con su esposo Juan Colín, cuidan y pastorean la iglesia de Atlacomulco. La palabra que ella nos compartió, se enfocó en: “El valor que debemos darles a las personas que Dios pone a nuestro alrededor”.

Para poder valorar a las personas, la provisión que tienen para nosotros y la forma en la que Dios les utiliza para llevarnos a crecimiento, debemos considerar los siguientes aspectos: Tener una identidad clara en Jesucristo; comprender que fuimos creadas para él y su propósito; tener lealtad hacia Dios y los que nos rodean. La lealtad se conforma de respeto y fidelidad en el trato. Todos nos ayudan a parecernos a Cristo, al ser usados para formar nuestro carácter. Todos debemos y podemos dar fruto sin importar la edad. Salmo 92:14.

Después de la cena, tuvimos la oportunidad de escuchar el testimonio de algunas mujeres famosas, que fueron invitadas a nuestro campamento para compartir su testimonio. Ellas, al igual que cada una de nosotras, pudieron valorar sus perlas valiosas dadas por Dios y las riquezas que les fueron ofrecidas por el mundo. Pusieron en la balanza unas y otras; y tomaron decisiones trascendentes para sus vidas y la de otros. Nuestro panel de invitadas estuvo conformado por: Eva, Ana, la esposa de Lot, Rut, Vasti, Ester, Dalila, la mujer pecadora que derramó el perfume a Jesús, Martha hermana de Lázaro y María (madre de Jesús). Les damos las gracias por su asistencia y enseñanza.

El domingo por la mañana y como cierre de nuestro campamento, escuchamos el mensaje a través de Perla Maza, encargada del Programa Integra en INPAVI y una muy activa colaboradora en el área de adolescentes de CVC Xola. El tema que nos ministró fue: Valora tu lugar de utilidad. Entendiendo que esto se refiere al espacio y la oportunidad que Dios te da para serle útil. Basada en Isaías 61:1-2 nos explicó que hay un propósito general para todas nosotras: hacer discípulos. Cada una de nosotras tiene cualidades y atributos diferentes que nos ayudan a cumplir con este propósito en diferentes esferas y/o áreas. El propósito no es un título, no puede encasillarse. Haciendo uso de su propio testimonio para ejemplificar esto, nos explicó que el propósito no es un destino, es un viaje. Según se van dando las distintas etapas de la vida, las diferentes necesidades de la iglesia y considerando los dones, talentos, habilidades y competencias con que cuentas; realizas el viaje, es decir, cumples con el propósito.

¿Qué puede impedir que lo llevemos a cabo? el menosprecio Eclesiastés 6:9. Este se puede manifestar a través de la envidia, abrazar los valores del mundo, una falta de contentamiento y el pecado. ¿Qué implica valorar el propósito? Tomarse el tiempo de conocer la forma particular de cumplirlo.

Se requiere fe. Tener contentamiento, agradeciendo y apreciando el lugar en donde estamos. Tener el carácter formado en Cristo, los dones sin el carácter, no son útiles. Valorar nuestro propósito. Dar lo mejor de nosotras en el lugar donde Dios nos pone. Entender que es un privilegio y que daremos cuentas.

En el momento de iniciar la música para proceder al llamado final de la ministración, el Señor trajo una palabra profética señalando: “Están llamadas y las llevaré a todo el mundo, como semillas las esparciré, porque hay mucha necesidad”. El Espíritu del Señor ministró nuestros corazones y puestas todas en pie, decidimos valorar el privilegio de ser llamadas a cumplir con este propósito y procurar hacerlo con la actitud correcta, entendiendo que solamente tendremos una oportunidad para hacerlo, ya que solamente tenemos una vida para alcanzarlo y un tiempo en esta tierra.

Para finalizar, pudimos escuchar algunos testimonios de hermanas que compartieron lo que recibieron durante este campamento y la forma en que Dios les habló para valorar esas perlas valiosas.

Gracias te damos Señor, porque fuimos en busca de nuestras perlas valiosas ¡y hemos vuelto con ellas!

 

21

23

29

33

35

34

30

22

26

25

38

5

4

28

27

19

1

13

11

37

24

3

15

18

    31 Octubre 2019

Todos los derechos reservados